miércoles, 26 de enero de 2011

miedo

       Bueno llego la hora de decírselo ¿no? Puf que nervios, bueno tranquila que todo saldrá bien, relájate y déjate llevar por tus sentimientos. Puf ya van 4 meses y parece que fue ayer...puf bueno relájate, dí lo que el corazón te diga. No dejaba de dar vueltas por la sala donde los rayos de la mañana atravesaban las ventanas y el resto de la gente hablaba relajadamente, cotilleaba o se carcajeaba con sus amigos mientras que yo me encontraba cercana a un ataque al corazón y mordisqueaba un bolígrafo para calmar mis nervios sin saber qué hacer. Le miraba fijamente mientras jugaba con sus amigos al fútbol, intentando averiguar en su rostro una posible reacción...Y entonces fue cuando le puse valor por una vez en mi vida y por fin me dirigí a él le miré a los ojos y le grité:
-¡Te amo!
-¿Cómo?- dijo él cómo si toda mi preparación psíquica durante 4 meses no hubiese servido para nada.
-Que te quiero...-le repetí con menos entusiasmo.
-...¿De verdad?-cuestionó, sin confiar en mis palabras aunque contestase con la verdad.
-Sí...Lo eres todo para mí...


       Y...entonces, de repente, no pronunció ni una palabra más, se giró y se decidió a salir de la sala dónde nos encontrábamos. Me rompí en dos y en ese momento sólo sabía repetirme: tonta, tonta y más que tonta ¿cómo has podido ser tan inútil? Tanto tiempo tirado a la basura...Puf. En ese momento le hubiera vuelto a gritar una y mil veces que estoy por primera vez en mi vida enamorada y que él había sido el afortunado. Le hubiese contado que todas las noches sueño con su mirada y que desde que le conocí me robó el corazón...
       Pero qué dolor tan fuerte produce la indiferencia, mucho más que si me hubiera dicho que era imbécil, y que me hubiese dejado en ridículo delante de todo el mundo, lo hubiese preferido. Siempre tras la indiferencia te queda la duda, preguntándote ¿y si me quiere? ¿y si no se atreve?¡Anda ya! pero cómo te va a querer si no se a atrevido a decírtelo y ha salido huyendo para evitar la conversación. Es en esa confusión cuando desearías leer la mente. Pero tomé otra decisión, no me lo pensé dos veces y salí por la puerta decidida a buscar una respuesta.


       Le encontré sentado en un banco, solitario, pensativo como acostumbraba a media mañana...Le miré y esquivó mi mirada como una puñalada, agachó la cabeza y se mordió el labio pensativo. Me acerqué a él y por fin tuve valor.
-Oye que...
-No digas nada, déjalo todo como estaba, era mucho más bonito.-me interrumpió enfadándose consigo mismo.
-Lo siento pero necesito una respuesta...
-¿Es que acaso no está dicho todo ya?-dijo con un resoplido de chulería, indignándose cada vez más con la situación.
-No, la única que habló fui yo.-zanjé.
-Te llevo hablando 4 meses sin apenas conocerte me has conseguido llenar como nadie y ¿sabes lo peor de todo? Que soy un cobarde, que tengo miedo a que las cosas salgan mal y tengo miedo a quererte, tengo miedo a que un día te canses de mi mirada y me dejes tirado solo. Porque nunca confié en nadie y no pensé que fueses tú la que me llegase a enamorar. Pero desde hace tiempo te estoy intentando decir que te amo con la mirada, besarte sin tocar tus labios, simplemente imaginándome un día junto a tí...-susurró sumiéndose poco a poco en el silencio.
-Nunca pensé eso...-contesté totalmente aturdida por tanta información.
-Pues créetelo es de verdad y daría todo por irme contigo a un lugar donde no existiese el miedo.-dijo hundiendo la cabeza entre las manos.
-Pues, hago las maletas y vamos rápido- dije con tono alegre para intentar animarle.
-Jaja, ¿De verdad vendrías conmigo?-me preguntó mientras me miraba con una sonrisa que me dejaba sin habla una vez más.
-Creo que te amo lo suficiente para confiar en que cuidarás de mí mejor que nadie...



lunes, 24 de enero de 2011

love story

Las grandes historias de amor surgen en el momento menos pensado, en el lugar más imprevisible...Pero son elegidos para ser el momento adecuado, y el lugar correcto. 
Puede que algo de suerte o una historia que el destino escribió hace años y nunca había sido leída.



Nunca sabes cómo llegará sino que únicamente llegará.

sábado, 22 de enero de 2011

lo quiero oír de tu boca

Y pensar que estás tan cerca de mí y a la vez tan lejos, y pensar que en poco tiempo lo eres todo para mí, y pensar que después de todo no dejo de pensar en ti. Busco aquella estrella que me diga que algún día serás para mí


TE AMO



miércoles, 19 de enero de 2011

dream

Parece que fue ayer el día en que conocí a aquel chico tímido y desorientado que sin saberlo me llegaría a dejar sin habla. Mi primera impresión no fue especialmente llamativa sinceramente me pareció uno más, hasta que comenzamos a compartir risas e historias, hasta que empecé a enamorarme. Un día cualquiera, rutinario como cualquier otro, sus ojos me indicaron que era aquella persona a la que había estado esperando tanto tiempo, eso que pensé que nunca llegaría, que hasta aquel día pensaba que era para cualquier otra que no fuese yo. Y pasaron los días cada vez conociéndonos un poco más, intimando, hasta el punto de que un día no está completo si no veo su sonrisa o sino me quedo observando su mirada. Te pararás a pensar y dirás que es un amor infantil, cualquier encaprichamiento de niña de 5 años pero no se sabe qué es un sentimiento hasta que lo tienes en tu corazón, no sabía qué era querer hasta que le encontré a él, para mí la persona perfecta.




Pero toda esta historia tan preciosa tiene su parte negativa porque como en todo cuento de hadas existen brujas y dragones que impiden que el príncipe se enamore de la princesa. Pero este príncipe es especial, para mí el chico más especial del mundo, este príncipe no se enamora de princesas...Este príncipe únicamente lucha contra dragones, y bueno la supuesta princesa que en este caso no será ni guapa, ni perfecta ni mucho menos llevará corona se pasa día y noche pidiéndole a las estrellas del cielo que su príncipe venga a rescatarla. 




Bueno y la pregunta es cómo acabará esta historia en la que un chico risueño y divertido hace que una niña cualquiera se convierta en princesa todos los días, que la haga reír aunque esté triste y que la anime con sólo una mirada, pues bien esta historia no tiene escrito un final, el final lo deberá escribir aquel chico que aunque lo hará con faltas de ortografía acabará la historia más bonita jamás contada. Hasta entonces el día a día de esta chica será un poco más dulce con su presencia y sus miradas...Bueno y como cualquier historia ésta tiene moraleja, cuando pienses que todo está acabado y no encuentres ninguna razón para seguir llegará una luz que te hará sentir especial, una luz que nunca te habrá llenado antes. Nunca pierdas la esperanza.


TE AMO♥

lunes, 17 de enero de 2011

para conseguirlo sólo hace falta que creas

Duele levantarse de un sueño y saber que nunca se cumplirá, cada mañana te engañas diciendo ''tranquila, algún día pasará'' pero compruebas que no llega te pasas día a día soñando cada noche y el sueño nunca se cumple.
Ojalá se cumplieran algún día. Te cansas de cerrar los ojos esperanzada por cambiar la realidad porque todo este mundo gris se vuelva de color rosa, de guardar lágrimas detrás de una sonrisa, de esconderte...Como cualquier niña indefensa vives con la esperanza de que existan los cuentos de hadas, aquellos en el que el príncipe se enamora de la princesa, viven felices y comen perdices...

Aquí no existen princesas ni príncipes, tan sólo un chica ilusa, confiada en creer en todos esos cuentos...Pero ¿Sabéis qué? Es mejor dejarse llevar, cerrar los ojos y seguir pensando en tu príncipe azul que te levanta cada mañana con un beso en los labios. También es cierto que en ocasiones los sueños se cumplen y que la esperanza es lo último que se pierde. 
No pienso perder la esperanza en TI.

domingo, 16 de enero de 2011

Más allá de las palabras...

-Dime que me quieres.
-Te quiero.
-No, pero dímelo de verdad.
-Te lo digo de verdad.
-No...Se te nota en la mirada, eso se lo podrías decir a cualquier otra.
-Mi niña si pudieras leerme la mente sabrías todo lo que te quiero y lo mucho que haría por ti.-dice mientras la abraza con fuerza.
-Vale pero me demuestras que me quieres a partir de ahora.
-¿Demostrar que te amo? El amor es algo inexplicable, algo que sólo sabes que se siente con los latidos del corazón-le coge la mano a ella y la pone en su pecho-¿Ahora sabes lo que siento?
-Sí...la que no lo entiendo soy yo...
-¿El qué?
-No sé cómo se puede querer tanto a alguien...


viernes, 14 de enero de 2011

''Querer''

Según la Real Academia de la lengua la palabra ''Querer'' es tener deseo de algo o apetecer y como todos decimos hay ocasiones en las que querer es poder, en otras ocasiones querer es algo más que eso. Querer es luchar,como subir una montaña, es caerse y volver a levantarse, es seguir adelante pase lo que pase, luchar por eso que quieres.


Querer no siempre es poder, sólamente es luchar. Si nos paramos a pensar en lo que dice el corazón con respecto a esa palabra diríamos que es sentir que se te encoge el pecho con la mirada de alguien, se te entrecorta la respiración, te quedas mirando a esa persona todo el tiempo, sueñas con él o ella...Todo aquello que hace que te sientas vivo, porque cuando quieres a alguien con toda tu alma, cuando te enamoras, estás vivo, tu corazón late con esa fuerza que no habías sentido antes, entonces es cuando te das cuenta de lo importante que es para ti tu vida y lo que darías por mantener esos latidos.





jueves, 13 de enero de 2011

tú y yo...3msc



-Soy feliz, no me he sentido tan bien en toda mi vida ¿y tú?
-¿Yo?-la abraza con fuerza-estoy de maravilla.
-¿Como si pudieras tocar el cielo con el dedo?
-No,así no.
-¿Ah,no?
-Mucho más, al menos a tres metros sobre el cielo...





Cuando estás mal, cuando lo ves todo negro, cuando no tienes futuro, cuando no tienes nada que perder, cuando... cada instante es un peso enorme, insostenible. Y resoplas todo el tiempo. Y querrías liberarte como sea. De cualquier forma, de la más simple, de la más cobarde sin dejar de nuevo para mañana este pensamiento: <<Ella no está.>> Ya no está. Y entonces, simplemente, querrías no estar tampoco tú. Desaparecer. Plaf.


Sí, ese día hubieras querido encontrar a uno de esos magos: colocan un pañuelo sobre una paloma recien aparecida y, paf, de repente ya no está. Ya no está y basta. Ha pasado el tiempo. Dos años. Y ahora saboreo una cerveza. Y acordándome de cómo me hubiera gustado ser esa paloma, sonrío y me siento un poco avergonzado.

Un inmenso ruído envuelto en silencio.

O la cerveza se me ha subido o es ella y sus preguntas las que hacen que la cabeza me de vueltas. O el dolor de ese amor aún no olvidado. Ya no entiendo nada.

No hay nada peor que quien espera algo... y no encuentra nada.

El amor, en cambio, es cuando no respiras, cuando es absurdo, cuando echas de menos, cuando es bonito aunque esté desafinado, cuando es locura... Cuando sólo de pensar en verla con otro cruzarías a nado el océano.

Son tantas las cosas que echo de menos... Pero hoy tengo ganas de no pensar.

Eran otros tiempos. Tiempos de amor.

Basta. Estoy fuera. De los recuerdos. Del pasado. Pero también estoy perdido. Antes o después las cosas que has dejado atrás te alcanzan. Y las cosas más estúpidas, cuando estás enamorado, las recuerdas como las más bonitas. Porque su simplicidad no tiene comparación. Y me dan ganas de gritar. En este silencio que hace daño. Basta. Déjame. Ponlo de nuevo todo en su sitio. Así. Cierra. Doble vuelta de llave. En el fondo del corazón, allí, en aquella esquina. En aquel jardín. Algunas flores, un poco de sombra y después dolor. Ponlos allí, bien escondidos, te lo ruego, donde no duelan, donde nadie pueda verlos. Donde tú no los puedas ver.


miércoles, 12 de enero de 2011

4

No hay nada como encontrar la gran felicidad en un millón de pequeños gestos, hacer de un día rutinario el día más importante. Sal y ve que lo que te rodea se diferencia mínimamente de lo que te rodeaba ayer, esa diferencia es la felicidad, lo que día a día hace que luches por ello. Romper con la rutina, saltar, gritar, reír, sin importar lo que piensen los demás, libérate, busca tu propia felicidad. Para ser feliz hay que buscar la felicidad propia y ser un poco más egoístas aunque hagas daño, ni nada ni nadie puede restringir tu felicidad: eres libre.


Lucha con fuerza por ese alguien que te saca una sonrisa con sólo una mirada, lucha por aquello que te hace feliz sin importar lo que piensen, pelea por esos ojos y por esa mirada, porque aquella persona que de verdad te quiera verá su propia felicidad como la tuya, para esa persona verdadera, TÚ serás su TODO y por ella daría su propia felicidad.

Cuando quieres a una persona o varias, das lo que haga falta por ellas...Incluso tu propia felicidad porque esas personas son lo más importante y harías lo que fuera por verlas sonreír.
Ahora, busca tu propio todo, busca tu felicidad. 4♥

Llegaste a mi vida por casualidad, ahora tú eres mi todo. Sin darme cuenta has pasado de ser un rostro más del día a día a ser el motivo de mi sonrisa cada mañana ¿cómo has podido hacerlo? ¿cómo consigues hacerme feliz con un simple gesto?.

Mírame fijamente, dime que me quieres, hazme feliz, llévame al cielo...Para mí eres la persona más maravillosa del mundo, para mí eres todo, eres mi felicidad.Ojalá pudiera tenerte como si nada pasara, detener el tiempo entre tú y yo, pararnos a pensar en nosotros por una vez, puede que por última vez. Tú eres quién me hace reír y llorar, dar risa y dar pena. Manejas mis sentimientos a tu antojo. Quiero parar el tiempo y nunca abrir los ojos, nunca admitir que no me querrás y que no sientes nada por mí, encerrarme en mí misma y perderme. 

Regálame tu estrella la que ilumina esta noche llena de paz y de armonía y te entregaré mi vida. Haces que mi cielo vuelva a tener ese azul, pintas de colores mis mañanas sólo tú. Navego entre las olas de tu voz...

martes, 11 de enero de 2011

imposible

Todo parecía cambiar, empezar de nuevo, sin embargo, cuando parece que todo va bien algo se tuerce, un mínimo fallo hace que abras los ojos de nuevo y te enfrentas a la cruda y sucia realidad. Todo aquello que se detuvo a retomado su movimiento, ha vuelto a su cauce. Rutina de nuevo, soñar de nuevo para nada, ilusionarse para no cumplir un sueño.


Te echaba de menos pero olvidaba que no eres para mí.