miércoles, 8 de febrero de 2012

time to improve


   A una semana de San Valentín, de ese odioso día de los enamorados me doy cuenta de que por desgracia, está claro que ya él no va a volver. No va a responder, no va a volver a pensar en mi nunca más. Pero todavía siento algo, no sé qué hacer, qué hago? Tengo que seguir, continuar mi camino derecha hacia delante con los míos, con las mías. No será fácil, nadie dijo nunca que lo fuera, pero ahora en 2012 he recapacitado y el 99% de los fallos de 2011 fueron por mis impulsos, por ser demasiado lanzada. Nunca me paré a pensar lo que podía pasar, nunca conté a 40 para reflexionar lo que iba a decir ni pasaron 5 minutos para ver si pensaba lo mismo. Y así es como me arrepiento de lo que hice pero aún así, no voy a olvidar a nadie, nunca lo he hecho. Los 11 meses que han pasado ya lo han dejado bien claro. Tu recuerdo sigue aquí, diciéndome que está para quedarse aunque tu discrepes en esto. Pero lo que realmente importa no es borrarte, es mirar hacia atrás y recordarlo como algo bonito, sin dolor,  una de esas muchas veces que te encuentro por casualidad sonreírte de verdad mirarte y decirte que todo va a ir bien sin que duela. Tengo muchas recaídas, en general, mojadas con alguna que otra copa de más y rompo a llorar. Pero tengo que parar YA, ya es hora. De este modo, aprendiendo de cada uno de los errores que cometí el pasado año quizás ,aunque con dos meses de retraso este 2012, sea un poco mejor.





Chapter IV

Sí lo sé soy la más pesada, la más picona y la más cabezona e imbécil que te puedas echar a la cara pero estoy enamorada de ti, no lo puedo evitar, no sé cuánto llevo ya sin poderte sacar de mi cabeza. No sé cuántas noches llevo ya perdidas, ni cuántos sueños no se han hecho realidad. Aunque tú no me valores y pienses que soy la persona más inmadura que te puedas echar a la cara, soy de esas que valora a las personas que creen en ella, que está con sus amigas cuando más lo necesitan para darles un abrazo e intentar sacarles una sonrisa, porque como decía Aristóteles ''la amistad es un alma que habita en dos cuerpos, un corazón que habita en dos almas'' y eso está por encima de cualquier imbécil que no se atreva a valorarme lo más mínimo.
Porque si tú no sabes valorarme sé que otra persona sí lo hará, pese a esto he de decir que el daño ya está hecho y sí, te culparé de haberme robado el corazón y de haber fomentado mi amor por los imbéciles, los chulos y aquellos que me hagan daño y ahora soy yo la que no valora más allá de las personas que han estado siempre ahí, de esa familia elegida a la que llamamos amigos. 
Por ti me he convertido de ofendida en ofensora, de ser la perjudicada en ser perjudicial para corazones ajenos. Porque por tu culpa, por no saber quererme he cerrado aún más mi mente y sólo te veo a ti. Me he vuelto insensible ante el dolor que pueda causar. Supongo que tú harás caso omiso a esto pero te diría, contradiciéndome para variar, que me haces mucha falta, eres lo que más quiero.