domingo, 10 de julio de 2011

c'est fini

Fue duro sí, es cierto que lo fue, sobretodo el olvidarte, sí, eso fue lo más duro de todo, pero ahora soy feliz me he olvidado de ti, ya no estás aquí. Parece mentira cuando dude de mis facultades para lograr olvidarte pero al fin lo logré, maduré y deje de ser esa niña ilusa y tonta a la que dejaste, por eso mismo, por falta de madurez. 
Ahora me despierto cada mañana sonriendo, con mil y un sueños por cumplir, por salir adelante. De verdad gracias por todo eso, ¿por los sufrimientos?, sí, aunque me hiciste llorar mil y una noches me has ayudado a madurar, a aprender a saber que no se debe dejar de lado el mundo sólo por una persona. Toda la humanidad espera atenta tu llegada, tus acciones y que sueltes la mayor de tus carcajadas, mientras te dedicabas a llorar desesperada encerrada en tu habitación. Ahora toca sonreír de nuevo, disfrutar y reír. Porque ya todo está aprendido y asimilado, preparada para otra nueva enseñanza.






viernes, 8 de julio de 2011

time

Con un sólo susurro conseguiste sacarme mi risa más pava y tonta, con una sola caricia acelerabas mi pulso, con un beso lograste parar mi mundo. Todo el universo se paraba a mirarnos mientras nosotros, los dos ilusos, mirábamos las nubes desde la arena de la playa, nerviosos, con el corazón a mil por hora, era entonces cuando tumbados en el suelo agarrabas mi mano, como si de tu único apoyo en el mundo se tratase, justo ese momento, cuando rasgabas las cuerdas de esa guitarra intentando enseñarme tocar alguna canción tonta. Y parece que fue ayer, cuando en la sombra de los viejos árboles de un parque me acariciabas el cuello con tus dedos, me besabas poco a poco y me susurrabas que era tu niña, la más bonita. 
Y pasaron los días entre mensajes, llamadas, juegos y estúpidas clases de matemáticas inventadas con la única escusa de vernos, así, besándonos bajo la lluvia sin importar que nadie mirase, jugando a aguantar miradas, mientras fundíamos el dulce caramelo de nuestras miradas en un beso que llegaría por parte del más débil. Y entre tantos juegos llegó la tristeza, el dolor, el daño y el rencor que me quita el sueño cada noche, el dolor que siento al ver esas fotos, esos recuerdos. 
La gente dice que poco a poco se irán desvaneciendo, desparecerán de mi mente, pero es que después de tanto tiempo duele más que nunca, arde como nunca ha ardido el dolor en mi pecho y, ¿ahora qué? me pregunto una vez más ¿qué depara esa magia a la que la gente llama tiempo que todo lo borra? no lo sé, pero ahora mismo sólo sé que ni el mejor truco de brujería podrá borrarte de mi mente.

miércoles, 6 de julio de 2011

Chapter III

Vuelta atrás. Las manecillas del reloj giran en el sentido contrario al habitual, el tiempo retrocede, se detiene. Se mantiene detenido desde el momento que te marchaste, me dejaste sola, indefensa, perdida. Y es que no le he logrado encontrar un sentido a esta vida sin tu sonrisa a mi lado, sin el dulce caramelo de tus ojos. Parece que fue ayer, pero ya está avanzado el tercer capítulo de esta historia y el viento sigue sin soplar, sin borrar toda esa masa inerte de recuerdos del pasado.