lunes, 20 de marzo de 2017

Monstruos y parques

Sentía el agua fría entre mis manos, el remanso de paz para el peregrino sin destino alguno. La eterna divagante sin billete de vuelta. Regreso a la realidad a ostias, a palazos en la cara, a patadas en el estómago. La atmósfera me abruma, la forma impuesta que no conoce la libertad. Las previsiones, la estabilidad, la incertidumbre, la costumbre, la pesadez, caen sobre mis tobillos que arrastro hacia el precipicio. Me levanto al borde del abismo y yo, me giro como Orfeo, para volver a caer. Palpo el camino con mis dedos, unas baldosas amarillas que se difumina al atardecer, que se pierden en el futuro y en el ser.


La noche me guía camino a casa, mientras me repito esa canción de los Sonic Youth en bucle. Nunca quise ser la mejor, solo quise ser yo. El hogar es donde perteneces, me dice el tópico mientras Ulises divaga sin más hogar que aquel que le reconoce a él mismo.

Epílogo II

Vivir tras nada, encontrarlo todo. Precipicio sin fin, cuesta abajo y sin frenos. Busco vivir, soñar, reír. La catarsis llega con el vaso lleno y la música fuerte. La emoción se dispara con el charles y el bombo resonando en el estómago, borrando la culpa, enjuagando las deficiencias con cerveza. Creo en mí, pero ya no creo en ti. Ya no creo en las serenatas nocturnas, ni en los paseos en coche, no creo en la mierda que suena en la radio mientras juegas a ver quién es más bueno de los dos, sabiendo de sobra quién ganaba.

Creo en mí, en mi propia mierda y en el rastro que dejo cada vez que tomo mi camino. Decisiones que relampaguean por mi psique. Atisbos de lucidez en una mente desordenada. Una sonata desafinada, un triste allegro encerrado en la historia equivocada. Fuga hacia la salida fácil, sin emergencias ni estampidas. Rompiendo el dique con la última tromba, que entre las grietas sale lo que se oculta tras la barrera. Siempre con el vaso lleno y la música fuerte.

jueves, 30 de abril de 2015

Miradas

Caen las luces. Son las nueve de la noche. El calor es algo inusual para una noche de abril. Los turistas visten sandalias y pantalones cortos, los locales guardan sus chaquetas o cargan con ellas al hombro. Los bares, a reventar. Decenas de personas alzan sus vasos de cerveza para celebrar un ascenso, un aprobado en esa asignatura encabronada o, simplemente, celebran seguir vivos un día más.

Los que lloran siempre han sido cobardes, los valientes sacan sus mejores galas y la más eencantadora de las sonrisas. Actores de una obra de cartón. Intérpretes del escenario urbano. En ese forillo tan rocambolesco de unas tablas llenas de papeles, de tacones, de caídas y de pisadas, dos miradas se cruzaron. Un intercambio como cualquier otro en el metro, en el tren o en el autobús. Esa caza furtiva de una correspondencia que te sonríasonría, que te diga "Hey, estoy aquí!". Solo eso.

Quizás, algún día uno de esos cruces sea más que eso, sea un camino. "Hola, ¿qué tal todo?". Unas breves palabras dichas por un ángel desconocido pero sí, un ángel. Algunos esfuerzos son enormes y otros son mínimos. ¿El resultado? Felicidad, una sonrisa cómplice y una respuesta ruborizada. No es una historia de amor, tampoco es una película. Es una realidad superada por la ficción y que siempre irá más allá que el fundido a negro de dos pupilas en los créditos finales.

jueves, 26 de febrero de 2015

Microrrelato de ciudad

A las tres de la mañana de otro viernes cualquiera, la lluvia empapa las calles. Ambos miran su móvil buscando algún tema de conversación que rescatar entre sus whatsapp. La ciudad parecía otra a la que quisieron venir, se ha vuelto más oscura, más solitaria, incluso tenebrosa...Los coches les deslumbran con sus faros al banco donde están sentados. Ni una palabra. Ni siquiera se atreven a cruzar una mirada. Dicen que, cuando las palabras ya no salen de la boca, el corazón ya no tiene nada que decir. Quizás sus corazones se han empañado al igual que el cristal de la parada de autobús a su lado. El amor es ciego, pero más aun cuando la ceguera va más allá de la vista.

-Me perdí del grupo, pero no he conseguido localizarle- musita Miguel entre labios intentando aguantar las lágrimas y de reprimir tantas palabras que no es capaz de decir desde hace mucho.

-No pasa nada, mañana ya hablas con ellos- suspira Laura, no le dirige sus cansados ojos azules para evitar soltar lo que pasa por su cabeza, más aún con la cantidad de ginebra que corría por sus venas.

Laura se levanta del viejo banco del paseo. Se detiene. Se gira y busca con la mirada al que, al fin y al cabo es su cómplice de cada aventura. Así lo decidieron ante un altar hace ya año y medio. Detrás estaba él, Miguel, con lágrimas en los ojos. No se lo perdona, ella tampoco. Quién juega con fuego se acaba quemando y él se quemó lo suficiente con la llama de la infidelidad una vez. A punto de caer otra vez.


martes, 24 de febrero de 2015

La vida es sueño

Doce de la noche. Ella se levanta sobresaltada de la cama, no sabe qué hacer. Mira el teléfono, espera una llamada, un mensaje, algo que le haga tomar aire y descansar. Bendito descanso, Cuántas noches de insomnio llevará por eso. Sueños entrecortados, pesadillas que se confunden con la realidad, quizás eso es lo que espera: que la fantasía se convierta en realidad. Las ensoñaciones en la fase REM no son más que eso: fantasía.

Cuando se levanta, día tras día durante sus dos décadas de vida, le han repetido: persigue tu sueño, se hacen realidad. Sin embargo, cuando deja las frías sábanas, todo es igual. Ella, lucha por estudiar, salir adelante, acabar su carrera, encontrar empleo y vivir con un príncipe (comer perdices o hamburguesas del McDonald's va a gusto del consumidor). Ese noble acompañante. Eso, también es un sueño. Buscando esa realidad topa con miles de sapos, bueno, más que sapos, aves carroñeras que son capaces de aprovecharse de su inocencia, hasta de su corazón. La tasa de empleo entre los jóvenes crece cada día más y ni hablar de las posibilidades de emancipación.

Ni una Cenicienta moderna que a las doce de la noche tenga que volver de la discoteca de moda para que su madrastra no la castigue sin móvil. Ni una Blancanieves a la que emborrachan y asaltan unos cuantos enanitos bastante pasados. Nada de eso. Ella, a las doce de la noche, espera día a día que todo cambie. Ella, con alcohol pretende hacer sus sueños realidad sin dejar de tocar los pies con el suelo. Ella, solo mira atrás para coger equilibrio. Los cuentos no existen, los sueños tampoco, pero la esperanza es nuestra mejor compañera.


lunes, 16 de febrero de 2015

Pasión y locura




El amor es locura. Locura y confianza. Confianza y pasión. A tu lado, toda locura es pasión, toda pasión es confianza. Cualquier beso desnudo, nos viste y nos desviste en una sola mirada. Miradas que congelan, miradas que encienden, miradas que, bueno, miradas que hablan más que las palabras. Y sonrisas, ¿Qué decir de las sonrisas? Sonríeme que note tu amor, sonríe con calor y ríe con pasión. Te quiero con son y con risa. Te amo a más con el tiempo. Y el tiempo, todo, locura.

Ser o no ser

Rara vez nos paramos a pensar en qué somos en realidad. Según los científicos el 50% somos agua y un porcentaje cercano al 80% de oxígeno. Somos lo que respiramos, somos lo que bebemos. Igual que un espejo, reflejamos lo que asimilamos. Como dice el refranero popular, el rostro es el reflejo del alma. Sin embargo, al mirarnos al espejo, vemos a un gran desconocido. Esa mirada que, a pesar de ver cada día, no acabamos de entender. ¿Cómo pretendemos entender a los demás si ni siquiera nos conocemos a nosotros mismos? Ese es el dilema que tendría Hamlet al cuestionarse el reconocido ''ser o no ser''. La razón implícita de esto era Ofelia. El amor.

No nos llegamos a conocer a nosotros mismos porque el ser humano, por naturaleza, está más pendiente de encontrar a los demás, de transformarse a si mismo para concebir un ser superior que pretende satisfacer a ese otro ente desconocido para si mismo. Ese es el círculo vicioso de eso que llamamos amor. La dependencia total y absoluta y el abandono de lo mismo. El desalojo de todo pronombre reflexivo por un nombre colectivo, una primera persona del plural. Un ''yo'' por un ''nosotros''. Un ''me quiero'' por un ''te quiero''.

Quizás todas esas personas que nos califican como solo agua están equivocadas. Ese agua se enturbia o se limpia en función de quién te acompañe en el camino. Dime con quién andas y te diré quién eres. No es una virtud ni un defecto. La dificultad recae en saber elegir, en tener criterio para elegir esa piedra que tropezamos en el camino, no dar de largas a quién nos tiende la mano y saber quién esconde el más afilado de los cuchillos detrás de una bonita sonrisa. Al fin y al cabo, todo jugador debe saber jugar sus cartas y las cartas del hombre son sus debilidades.

lunes, 16 de septiembre de 2013

You

We still live in the same town, well, don't we?But I don't see you around anymore.I go to all the same places, not even a trace of you...Your days are numbered at 24.And I'm getting bored waiting round for you,We're not getting any younger, and IWon't look back 'cause there's no useIt's time to move forward!
And all the best lies,They are told with fingers tied!So cross them tight,Won't you promise me tonightIf it's the last thing you do, you'll get out...



Les yeux ne mentent pas

Las miradas dicen mucho más que las palabras, mucho más que cualquier sentido, el lenguaje de las pupilas es el más universal. Si alguien te quiere, sus ojos te lo dirán; si miente, le delatarán y, si sufre, sus lágrimas hablarán. ¿Puede alguien ocultarte sus sentimientos en una mirada? No, puede mirar al suelo, tener la mirada perdida, pero nunca mentir. 


También dicen que los enamorados son incapaces de mirar fijamente a los ojos de las personas que no aman y que ojos que no ven corazón que no siente pero, ¿sabéis qué? Conozco a ciegos enamorados y personas cegadas por el amor.


domingo, 2 de diciembre de 2012

two parts

Lo valioso de las palabras es el silencio que dejan pasar, lo más importante de todo aquello que hacemos día a día son los sueños, lo principal de lo que cumplimos son los deseos que nos quedan por cumplir.
Te das cuenta de que la nada vale más que el todo, que la mentira siempre va a ser más importante que la verdad, que la felicidad no sería felicidad sin tristeza, que sin lluvia nunca saldría el sol. Te acercas a que lo que realmente has ganado, te das cuenta que esto es lo poco que queda de lo que has perdido.

which way to go?Ahora es cuando empiezas a ver el vaso medio vacío pero, nada existiría sin la importancia de lo malo que conlleva.

domingo, 30 de septiembre de 2012

Love u again

Llego a la conclusión de que mi masoquismo aumenta gradualmente cada vez que me enamoro. Amante de imbéciles y gilipollas profesional. No entiendo por qué me enamoras y por qué no es la primera vez que lo haces, por qué te sigo queriendo. Intento en vano decirte de todo, sacarte mil y un defectos pero cuando casi estoy a punto de odiarte, vienes me dices cuatro tonterías me hablas y sonríes. Y sonríes, ahí esta la clave de la cuestión, tu sonrisa, esa sonrisa capaz de hipnotizar a cualquier persona que la mire acompañada de una mirada fija y penetrante de ojos caramelo. Ya he vuelto a caer. ¿Y ahora qué? Me explicas tú qué hago ahora. Pues volver a caer en tus brazos, volver a que me llames y arreglarme corriendo, que me recojas en coche y vayamos a algún lugar solos a abrazarnos y mirar el mar y la luna a que me traigas a casa con la música a tope y que volvamos cantando alguna canción de Green Day. Vuelvo a tus bromas, a tus clases de guitarra, a tus cosquillas a tus besos por el cuello, a todo eso que sabes de sobra que es mi debilidad. No hay cosa que me guste más que me piques y me hagas reír, que te metas conmigo y al enfadarme vengas a darme besos y abrazarme por detrás susurrándome el perdón más dulce de todos los perdones. Sé que por mi amor a un imbécil como tú voy a volver a salir herida de esta, pero yo también he madurado, sé que lo que enamora no es tener a alguien a tus pies, loco por ti, sino luchar por algo imposible, algo que no puedes tener.


mistakes

Odio cuando me dicen que me equivoco, sí lo he hecho como otros 4500 errores que habré tenido. No soy perfecta, ni la vida viene con manual de instrucciones, está hecha para que nos equivoquemos para que aprendamos de cada tropiezo. Los fallos que cometemos, en algún momento se transforman en aciertos, en sendas que abren paso a algo mejor. Bueno, y luego está lo de caer dos veces con la misma piedra, eso es un caso perdido, al final de tanto tropezar le coges cariño a la piedra aunque acabes desangrándote. También podría llamarlo error premeditado o a sabiendas de las consecuencias, de lo que puede ocurrir, aunque generalmente cuando te planteas la posibilidad de volver a equivocarte te encuentras cegado por algo positivo una pequeña parte diferente a la anterior ocasión, algo que te guía a que vuelvas a caer. En la mayoría de los casos cada vez que vuelves a caer es más doloroso  ya que posteriormente esta última caída tiene su consiguiente cargo moral, ''tendría que haberlo evitado'', ''lo sabía'', y los miles de juicios de breves minutos que, sin conocer las circunstancias, hacen las personas de tu entorno, ''te lo dije'',   ''¿en qué estabas pensando?'' y demás reproches. Esto hace que además de sentirte mal por ti mismo, las heridas de la caída y demás daños colaterales, te sientas como algo inútil, incapaz de recapacitar. 
Tú, sólo tú sabes que volverás a caer una y mil veces en ese error premeditado, ese daño asimilado de antemano, para aprender cada día algo más: a caerse y volver a levantarse. Sólo tú sabes que hay ciertas piedras que se ponen en nuestro camino para que tropecemos mil veces con ellas, errores que marquen tu vida.

Call me maybe

Yes.
 

Posted by Picasa

jueves, 27 de septiembre de 2012

Miau

Love of  Lesbian
    ¿Que cómo es mi vida sin ti? Pues sin ti sí que es vida, libre por fin, ya sin ti, aleluya la mía. Yo solo hago frente a cualquier situación, sin ti todo es fácil, sin ti no hay tensión. Ha vuelto el felino canalla, el terrible ciclón. O quizás creías que iba mal o quizás preparabas mi epitafio. Pues verás, lo he creado ya: "A todos fuck you por igual, a todos gracias por igual". Fumo como un rastafari, amo como un matahari, gozo como un antimártir...Yo a ti sí te eliminaré, sólo yo me eliminaré. Nunca más me enamoraré, hay que ver cómo miento. 
¿Que cómo es mi vida sin ti? Pues por fin es la mía, vivo el placer, sí, el placer, lentamente y desprisa. 

Destino, ¿hacia dónde me vas a llevar? Quién sabe si a Londres, quizás Benidorm puede que atraque dos bancos, mi nueva afición. Lo demás, media hora fugaz, largo adiós, aquí Paz y después Gloria, 
Silvia, Sonia o Soledad. A todos fuck you por igual, a todos gracias por igual.